Consejos al realizar ejercicios de Kegel para embarazadas

Los ejercicios de Kegel son muy sencillos, pero el secreto de su efectividad es la constancia y la repetición. Aquí te dejamos algunos consejos para que tengas en cuenta.

Los ejercicios de Kegel para embarazadas son muy sencillos, pero el secreto de su efectividad es la constancia y la repetición. Aquí te dejamos algunos consejos para que tengas en cuenta.

Si ya identificaste tus músculos del suelo pélvico (la forma más sencilla es deteniendo la liberación de orina durante unos segundos y relajando nuevamente) el paso siguiente es lograr una regularidad y una buena cantidad de repeticiones.

Recomendaciones para realizar ejercicios de Kegel para embarazadas

Lo recomendable es realizarlos 4 veces al día. Para ello podrías establecer de hacerlos durante otra actividad que realices cotidianamente. Recuerda que están indicados tanto durante el embarazo como en el postparto, por lo que los puedes hacer, por ejemplo mientras le das de mamar o le das el tetero a tu bebé, durante el viaje a tu trabajo, mientras miras televisión, etc.

Una vez que estableciste los momentos que te resulten cómodos, te damos unas sugerencias para que vayas logrando una mayor cantidad de repeticiones:

En forma lenta: aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina. Contráelos y mantenlos así contando hasta 5, luego relájalos durante 5 segundos más. Repite esta serie 10 veces.

Progresivamente, aumenta el tiempo de contracción y relajación, cuanto más tiempo consigas mantener la contracción más fuertes se harán tus músculos.

En forma rápida: contrae y relaja los músculos lo más rápido que puedas durante dos o tres minutos o hasta que te canses (si eso ocurre primero). Repite la serie 10 veces.

Te puede interesar

El rol del obstetra en un parto en casa

El obstetra es el que aporta en este momento su saber médico y técnico así como también sus dones de equilibrio y paciencia.

El obstetra es el que aporta en este momento su saber médico y técnico así como también sus dones de equilibrio y paciencia. El ginecobstetra trabaja en equipo junto con la partera. Se podría decir que su trabajo consiste en entender la fisiología del parto para saber actuar oportunamente cuando se produce un desvío.

¿Cómo atiende el obstetra el parto en casa?

El obstetra llega al domicilio convocado por la futura mamá o, en la mayoría de las veces, por la partera que le indica que el trabajo de parto ya se encuentra avanzado.

El médico trae un instrumental mínimo para la atención, para suturar un desgarro, si se produce, hacer una episiotomía si hay que hacerla, un aparato pequeño de monitorización electrónica portátil, tubos de oxígeno. El resto de los materiales necesarios ya están en la casa, comprados por los mismos padres por indicación del médico.

El médico que asiste a un parto en casa está atento a toda posible complicación mientras acompaña a la mujer desde otro lugar de contención, que implica un compromiso emocional y serio.

Aquellas futuras mamás que eligen el parto en casa señalan que su elección no busca negar los avances de la tecnología sino su uso indiscriminado. Quieren que las asista un médico, pero uno que acepte y acompañe sus elecciones para el parto.

Te puede interesar