Bienestar durante el embarazo

Cuidarse en el embarazo

Así como hay distintas de maneras de cuidarse físicamente durante el embarazo (dieta y el ejercicio), también hay maneras de cuidarte mental y emocionalmente.

Aquí, además de ser consciente de tus expectativas, es útil reflexionar sobre otros factores de tu vida que puedan causar estrés y/o tener un impacto negativo. También puede ser útil identificar dónde y cómo puedes aumentar los aspectos positivos, tal vez mediante redes de apoyo u otros servicios. Esto puede incluir, por ejemplo, estar al tanto de los profesionales de la salud con los que te sentirías cómoda y segura para obtener información o asesoramiento, identificar amigos y familiares que sientas que puedes confiar o servicios en a los que puedas acudir en caso de necesitar apoyo adicional.

Otra manera como puedes cuidar de ti misma durante el embarazo es siendo consciente de los cambios de tu estado de ánimo. A menudo somos conscientes de los cambios físicos que le están ocurriendo a nuestros cuerpos, pero nos olvidamos del impacto mental que estos pueden tener sobre nosotras.

Para esto, es bueno informarse sobre condiciones como la depresión y la ansiedad que comúnmente ocurren en el embarazo. Aprender sobre los signos y síntomas comunes puede ayudarte a identificar qué buscar y qué hablar con tu profesional de la salud. Recuerda que cuanto más rápido busques ayuda, más rápido podrás recuperarte.

Estar bien no es sólo lo mejor para ti mientras te preparas para convertirte en mamá, sino también lo es para tu bebé y para tu pareja.

Para obtener consejos y estrategias sobre cómo mantenerse bien durante el embarazo visita COPE: Centro de Excelencia Perinatal.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar