El dolor de espalda en el embarazo

Si sientes dolor en la parte baja de tu espalda no te preocupes mucho: es algo bastante frecuente durante el embarazo, especialmente a partir del tercer trimestre. Este

El dolor de espalda en el embarazo es algo bastante frecuente, especialmente a partir del tercer trimestre. Este malestar es provocado por un conjunto de factores debido a las alteraciones hormonales que se sufren a lo largo del desarrollo del embarazo.
La alteración hormonal que se produce durante el embarazo genera que los ligamentos y articulaciones se vuelvan más flojos y por lo tanto más móviles. Esto tiene su beneficio ya que prepara a tu cuerpo para el momento del parto, pero por otro lado tu espalda necesita realizar un mayor esfuerzo.
Sin embargo, el dolor de espalda se produce mayormente por el aumento progresivo de peso que tiene que soportar tu columna, el que se distribuye principalmente alrededor de tu cintura.

¿Qué hacer con el dolor de espalda en el embarazo?

Tu columna aumenta un poco más su curvatura normal para compensar el aumento de tu pancita hacia delante y esto puede provocarte algunas molestias, además de la postura tan particular de las embarazadas en las últimas etapas de su embarazo.
Por lo general, este dolor no es muy fuerte y seguramente lo podrás tolerar. Sin embargo, si sientes dolor con mucha intensidad deberías consultarlo con tu médico. Por ejemplo, si tu dolor se concentra más en la parte media de tu espalda puede deberse a alguna complicación de los riñones o los pulmones, por lo que, es bueno que tengas cuidado con ello y lo consultes para sacarte todas las dudas y estar tranquila de que todo está bien.
También si el dolor de tu espalda se extiende a tus glúteos. En algunos casos esto te puede pasar por algún problema en la columna que ya tenías previamente a tu embarazo.
Un buen consejo para evitar que tu espalda te moleste es no usar tacones altos ni levantar mucho peso. En caso de tener que levantar algo, trata de hacerlo correctamente. Un buen colchón también te puede ayudar a relajar tu espalda, al igual que la gimnasia para fortalecer tu columna y la natación.

Te puede interesar

La varicela en el embarazo

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. Desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. La varicela en el embarazo es común que suceda, pero no tienes de qué preocuparte, desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

La varicela es una infección típica de la infancia, muy contagiosa, y que genera inmunidad de por vida. Se calcula que menos del 10% de las personas llegan a la edad adulta sin haberla padecido. Si no recuerdas haber tenido varicela, se puede realizar un análisis de sangre para determinarlo.

Cómo se contagia la varicela en el embarazo

La varicela puede interferir el progreso normal del embarazo, lo que representa un riesgo de complicaciones para la embarazada y el recién nacido. En las primeras 20 semanas de gestación existe un riesgo del 1 al 2% de que ocurran malformaciones congénitas. En el periparto (cinco días antes y dos después del parto), puede ser responsable de un cuadro de varicela grave en el recién nacido si no se lo trata.

Cuando una mujer embarazada entra en contacto con alguien con varicela, se debe establecer su estado inmunitario frente a esta infección, lo que representa una urgencia médica. Las embarazadas susceptibles, principalmente en la primera mitad del embarazo, y los recién nacidos cuyas madres hayan tenido varicela en el periparto, deben recibir gammaglobulina endovenosa dentro de los primeros días posteriores al contacto para evitar la enfermedad.

Si el contacto del niño recién nacido es con algún conviviente con varicela (por ejemplo un hermano), el estado inmunitario materno predice el riesgo del bebé. Si la madre tuvo varicela, el niño está protegido gracias a los anticuerpos que le transfirió durante el embarazo, y no será necesario tomar ninguna medida preventiva en especial.

La vacuna para la varicela en el embarazo

Desde hace más de 10 años existe una vacuna contra la varicela, elaborada con virus vivos atenuados, que puede evitar muchas de estas complicaciones. Antes del embarazo, es importante que la mujer conozca su riesgo o inmunidad frente a la varicela. Quienes sean susceptibles deben vacunarse por lo menos un mes antes de quedar embarazadas.

La vacunación de las personas cercanas susceptibles es la forma más eficaz de protección. Si la embarazada vive con alguien con posibilidades de contraer varicela, esa persona también deberá vacunarse tan pronto como se dé a luz al bebé, idealmente antes del alta del hospital. Esta vacuna se considera segura aún para las madres que amamantan a sus bebés.

Te puede interesar