La bacteria Estreptococo del grupo B en el embarazo

Las enfermedades infecciosas pueden poner en riesgo tu embarazo, afectando la salud de tu bebé. La hepatitis B es una de estas enfermedades y puede tener consecuencias muy serias si no es diagnosticada a tiempo.

Las enfermedades infecciosas pueden poner en riesgo tu embarazo, afectando la salud de tu bebé. El estreptococo del grupo B es una bacteria que produce una de estas enfermedades y puede tener consecuencias muy serias si no es diagnosticada a tiempo.

 

También llamada estreptococo beta hemolítico, es una bacteria normal en el intestino de todos los seres humanos, que, por contacto pasa del aparato intestinal al genital a través del periné. La infección se caracteriza por no tener síntomas específicos.

Riesgos del estreptococo del grupo B para el embarazo

Se presenta en hasta un 30 % de las mujeres embarazadas. Si bien más del 90% de los niños no se enferman al nacer, los que lo hacen pueden sufrir complicaciones graves.

Las enfermedades de los recién nacidos más frecuentes son la infección en la sangre, la meningitis y la neumonía. Si bien los síntomas en el bebé suelen aparecer en la primera semana de vida, pueden presentarse también más tardíamente, dentro de los 3 primeros meses de vida.

 

El efecto de la meningitis por este germen es muy peligroso ya que sólo un 30 % de los niños se logra recuperar. Esta enfermedad también puede dejar secuelas neurológicas que pueden ir desde daño en la audición hasta parálisis cerebral.

Afortunadamente, hay tratamientos muy efectivos para prevenir estas situaciones. Es recomendable que alrededor de la semana 37 del embarazo te tomes una muestra para detectar si el germen está presente en tu zona vaginal.

Se realizará un tratamiento para que no tenga ningún efecto sobre tu bebé. En algunos casos el tratamiento se realiza aunque no se haya efectuado un análisis, pero esto sucede en los casos en los que haya antecedentes de este germen y de infecciones en bebés a causa de él, o por rotura de bolsa 18 horas o más antes del parto. Este tratamiento consiste en la toma de antibióticos por vía endovenosa durante el trabajo de parto.

Te puede interesar

La varicela en el embarazo

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. Desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. La varicela en el embarazo es común que suceda, pero no tienes de qué preocuparte, desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

La varicela es una infección típica de la infancia, muy contagiosa, y que genera inmunidad de por vida. Se calcula que menos del 10% de las personas llegan a la edad adulta sin haberla padecido. Si no recuerdas haber tenido varicela, se puede realizar un análisis de sangre para determinarlo.

Cómo se contagia la varicela en el embarazo

La varicela puede interferir el progreso normal del embarazo, lo que representa un riesgo de complicaciones para la embarazada y el recién nacido. En las primeras 20 semanas de gestación existe un riesgo del 1 al 2% de que ocurran malformaciones congénitas. En el periparto (cinco días antes y dos después del parto), puede ser responsable de un cuadro de varicela grave en el recién nacido si no se lo trata.

Cuando una mujer embarazada entra en contacto con alguien con varicela, se debe establecer su estado inmunitario frente a esta infección, lo que representa una urgencia médica. Las embarazadas susceptibles, principalmente en la primera mitad del embarazo, y los recién nacidos cuyas madres hayan tenido varicela en el periparto, deben recibir gammaglobulina endovenosa dentro de los primeros días posteriores al contacto para evitar la enfermedad.

Si el contacto del niño recién nacido es con algún conviviente con varicela (por ejemplo un hermano), el estado inmunitario materno predice el riesgo del bebé. Si la madre tuvo varicela, el niño está protegido gracias a los anticuerpos que le transfirió durante el embarazo, y no será necesario tomar ninguna medida preventiva en especial.

La vacuna para la varicela en el embarazo

Desde hace más de 10 años existe una vacuna contra la varicela, elaborada con virus vivos atenuados, que puede evitar muchas de estas complicaciones. Antes del embarazo, es importante que la mujer conozca su riesgo o inmunidad frente a la varicela. Quienes sean susceptibles deben vacunarse por lo menos un mes antes de quedar embarazadas.

La vacunación de las personas cercanas susceptibles es la forma más eficaz de protección. Si la embarazada vive con alguien con posibilidades de contraer varicela, esa persona también deberá vacunarse tan pronto como se dé a luz al bebé, idealmente antes del alta del hospital. Esta vacuna se considera segura aún para las madres que amamantan a sus bebés.

Te puede interesar