Cómo saber si es niño o niña: Mitos acerca del género del bebé

¡Te darás cuenta que cuando estás embarazada, todo el mundo es un experto y querrá darte una opinión, incluso si no te interesa en escucharla!

Culpa a los genes masculinos. Parece que las mujeres que van a tener niños tienen más dolores de cabeza que las que están embarazadas de niñas. Los dolores de cabeza pueden ser más frecuentes durante el segundo trimestre, producto de la carga hormonal.

¡No estoy temperamental!

Te darás cuenta que cuando estás embarazada, todo el mundo es un experto y querrá darte una opinión, incluso si no te interesa en escucharla. La mayoría de la gente obrará de buen corazón compartiendo sus historias y teorías sobre lo que ellos sienten que es adecuado para ti y para tu bebé, incluyendo el género de tu bebé, que por cierto, será punto de discusión ya que desde el inicio de los tiempos la gente ha tratado de adivinar el sexo de los bebés mucho antes de que nazcan. ¿Pero, cómo saber si es niño o niña realmente?

Hay tantos mitos que dicen predecir el género de tu bebé, que es difícil reducirlos a una cantidad manejable, cada uno se declara a sí mismo increíblemente preciso y mejor que los demás. Sin embargo, la verdad es que cada madre tiene un 50% de probabilidad de tener un niño o una niña con cada embarazo, incluso en familias donde hay una tendencia hacia tener solamente hombres o solamente mujeres. El género de toda concepción tiene un 50:50 de probabilidad.

Esto significa que el 50% de las veces el mito será cierto. Incluso si la predicción de género es incorrecta, no hará daño divertirse un poco. Ten en cuenta que la siguiente información es sólo para fines recreativos por lo que si realmente estás interesada en conocer el sexo de tu bebé, tendrás que olvidarte de los mitos  y preguntarle a tu médico.

Cómo saber si es niño o niña por la línea Negra

¿Tienes una línea oscura (conocida como Línea Negra) que se extiende desde el ombligo hasta el hueso púbico? De ser así, es probable que tengas una niña. Por el contrario si esta línea llega más arriba (desde tu hueso púbico hasta debajo de las costillas), entonces probablemente tendrás un niño.

Del mismo modo, podrás culpar a los genes masculinos si las aureolas que rodean tus pezones son muy oscuras.

Cómo saber si es niño o niña: Prueba de la piel

¿Estás buscando crema hidratante? Si tu piel se reseca, es probable que tengas un niño y si tu piel se mantiene suave, entonces  posiblemente una niña es la responsable.

¿Cómo está tu vientre de embarazada?

Si tu vientre parece caído, entonces es más probable que tengas un niño. Por el contrario,  si apunta hacia el frente, entonces prepárate para una niña. Esta teoría no tiene en cuenta la contextura de la madre o el tamaño de su torso, cosa que puede hacer una gran diferencia en la forma del vientre.

El tono muscular y la fuerza pueden hacer una diferencia en cómo se ve una madre embarazada. Las mujeres que han tenido más de un embarazo, a menudo desarrollan más temprano su panza y se ven más grandes que las mujeres en su primer embarazo con el mismo tiempo de gestación.

El ritmo cardíaco del bebé

Éste es uno de los cuentos más viejos y populares para predecir si tu bebé es un niño o una niña. Si la frecuencia cardíaca del bebé es de más de 140 latidos por minuto, entonces puedes tener una niña y si la frecuencia cardíaca es más lenta (inferior a 140 LPM),  entonces es más probable que sea un niño. Ten la seguridad de que cualquier frecuencia cardíaca fetal entre 120 y 160 LPM es normal y no olvides que la frecuencia cardíaca de tu bebé cambiará como resultado de su madurez y su actividad, al igual que la tuya.

¿Cómo luce tu cabello en el embarazo?

Miras con nostalgia fotos viejas y te preguntas ¿a dónde han ido todas esas raíces gruesas y sedosas? ¿Tu cabello se ve aburrido, delgado y quizás un poco triste? Si es así, entonces podrías tener una niña en tu vientre. Se dice que el pelo sedoso y grueso se debe a los genes de los niños. Del mismo modo, si tus piernas se están poniendo un poco más velludas y debes depilarte cada dos días, puede ser porque vas a tener un niño.

¿Ves algunos brillos rojos sobre tu color natural de pelo? Entonces, seguramente una niña viene en camino.

¿Sientes nauseas cuando te despiertas?

Si estás corriendo al baño, sospecha de una niña en tu vientre. De acuerdo con el mito, las mujeres que no tienen náuseas matutinas van a tener un niño. En esto puede haber algo de verdad, las mujeres que están embarazadas con niñas producen más de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH) la cual produce náuseas durante el embarazo.

Antojos en el embarazo

¿Estás llenando el carrito del mercado con carne, pescado, queso, productos lácteos y proteínas animales? Entonces prepárate para tener un niño pero si estás echando dulces, jugo, fruta y más azúcares, entonces es una niña.

Existen investigaciones que apoyan la teoría de que las mujeres embarazadas que cada día quieren comer más, son más propensas a tener un niño. Esto puede explicar por qué los niños pesan más que las niñas al nacer.

¿Cuánto es tu peso?

El peso en el embarazo también ayuda. Si tienes esos kilos de más, acomodándose alrededor de tu trasero y tus piernas, entonces viene una niña, pero si ese peso se localiza en el frente, entonces es más probable que sea un niño.

¿Te sientes más linda?

Si sientes que tu aspecto ha cambiado para bien, entonces es probable que tengas un niño, pero si te sientes menos atractiva, tal vez quieras culpar a una pequeña dama. El mito afirma que las niñas toman la belleza de sus madres, tal vez estén preparándote para las demás cosas que querrán pedirte prestadas en el futuro.

Dicen que si tu cara se torna más redonda, hay más posibilidad de que tengas una niña y si por el contrario tu cara se vuelve más delgada, posiblemente sea un niño.

¿Tu pareja está ganando peso?

Culpa a los genes femeninos. Aparentemente, los hombres que ganan peso durante tu embarazo lo hacen porque una niña viene en camino pero si mantiene su peso, es más probable que tu bebé sea un niño.

¿Asimetría de tus senos?

Si el seno derecho parece más grande, entonces puede ser un niño. Por el contrario, si  el seno izquierdo es más grande, entonces será una niña. ¿Quién lo hubiera pensado?

¿Tu barriga está como un balón de baloncesto o una sandía?

El mito dice dicen que si tu vientre se parece a una pelota de baloncesto entonces tienes un niño, pero si tiene mas forma de sandía, prepárate para una niña. ¡Espera! no te emociones demasiado, éste mito parece haberse confundido, algunos dicen que si tiene forma de balón de baloncesto significa una niña y una sandía un niño… ¡parece que tendrás que esperar para verlo tú misma!

¿Te duele la cabeza?

Si lo estás, entonces es más probable que haya una niña en tu futuro. El mito dice que cuando una mujer tiene una niña en su vientre, es más temperamental que de costumbre.

¿Tu orina está tratando de decirte algo?

La próxima vez que vayas al baño, echa un vistazo antes de vaciar el inodoro. El mito dice que si se ve amarillo brillante, una niña se está formando y si la orina  es clara, entonces tendrás un niño, o quizás solo significa que has estado bebiendo bastante agua.

Los hechos son hechos.

Después de haber explorado algunos de los mitos en torno a la predicción del género de tu bebé, es posible que todavía no te sientas más sabia o creas que es más probable tener una niña o un niño. Por lo tanto, si realmente no puedes esperar al parto para ver lo que tienes en tu panza, una ecografía ofrece el resultado más preciso. No obstante, no  garantiza una confiabilidad del 100%.

Otra opción es una amniocentesis, aunque ésta tiene un mayor riesgo de aborto y rara vez se practica exclusivamente para averiguar el género de tu bebé.

Una de las sorpresas maravillosas del embarazo es esperar al parto para saber cuál es el sexo de tu bebé. Sin embargo, si eres una de las muchas mamás que quieren planear todo en función de sexo de tu bebé, opta por los métodos basados en exámenes. ¡Sólo ten cuidado si el médico parece un curandero!

Te puede interesar

Senos y pezones de embarazada

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé.

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé, pues los pezones de embarazada siempre será distintos a los de una mujer cuando no está en embarazo.

A pesar de lo que los medios quieren que creamos sobre los pechos y lo que representan, los senos están esencialmente diseñados para soportar la vida. La existencia de nuestros bebés para ser exactos, y realmente, ¿qué podría ser más importante?

Cambios en los pezones de embarazada

  • Mayor sensibilidad.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Oscurecimiento del pezón y la areola. Con el tiempo puedes notar diferentes colores del pezón.
  • Aumento del tamaño de los pezones y la areola.
  • Algunas mujeres notan un aumento en el crecimiento del vello alrededor de sus pezones.
  • Comezón en el pezón y resequedad.
  • Tubérculos de Montgomery pueden formarse sobre tus areolas. Estos parecen espinillas pero no son dolorosas y ayudan a mantener el pezón flexible y suave en preparación para la lactancia.

Cambios en el embarazo temprano

  • Sensibilidad y hormigueo.
  •  Ardor en el pezón.
  • Incremento del tamaño de los senos.
  • Sensación de pesadez.
  • Es normal desarrollar estrías en los senos.
  • Las venas se vuelven más visibles. Pueden ser muy azules o incluso verdes en apariencia.
  • Muchas desarrollan el escote. Para las mujeres que siempre han tenido senos pequeños,  esto puede ser una sorpresa.
  • Algunas mujeres pueden producir calostro. Esto ocurre en el embarazo temprano en mujeres que ya han tenido bebés.
  • Puedes sentir bultos en el tejido mamario donde antes no había ninguno. Sin embargo recuerda que los bultos en los senos siempre necesitan ser verificados por tu médico, incluso durante el embarazo cuando los cambios de mama son normales.
  • Un bulto rojo y sensible que puede ser causado por un conducto de leche tapado. Compresas tibias y un suave masaje pueden ayudar a eliminar el bloqueo. No obstante  consulta con tu profesional de la salud para asegurarte de que ésta es la causa.

¿Por qué mis senos crecen?

Con el fin de producir leche y adecuarse para la lactancia, los senos necesitan cambiar su forma habitual. El tejido mamario es dinámico, cambia todo el tiempo como resultado

Siento como si tuviera mi período

Muchas mujeres describen los cambios tempranos en los senos durante el embarazo de forma similar a los síntomas pre-menstruales. Esto no es sorprendente, el aumento de la sensibilidad  de las mamas y los pezones y la pesadez de los senos se debe a la influencia de las mismas hormonas. Sin embargo, la diferencia es que los síntomas pre-menstruales tienden a presentarse una vez comienza el período, mientras que los cambios durante el embarazo continúan a lo largo de toda la gestación.

A veces los cambios mamarios son rápidos y ocurren casi inmediatamente después de la concepción. En otras mujeres los cambios pueden ser más sutiles y menos notorios. Cada mujer, y su experiencia de embarazo, es diferente por lo que la comparación no suele ser útil.

¿Cómo cuidar tus senos durante el embarazo?

  • Evita pensar que necesitas hacer algo en especial para prepararte para amamantar. Tu cuerpo sabrá qué hacer siempre y cuando cuides bien de ti misma, tengas una dieta saludable y procures descansar y dormir lo necesario.
  • Usa un buen sostén de soporte. Los senos que no están bien  soportados son más propensos a la flacidez.
  • Evita el uso de jabones secos o corporales. Es posible que tu piel se vuelva sensible durante el embarazo, así que considera usar productos hipoalergénicos sin perfumes añadidos.
  • No importa cuánto puedas amar las duchas calientes, spas y zonas húmedas, no caigas en la tentación. El agua caliente puede resecar la piel, trata de bañarte a una temperatura tibia, es mejor para ti y tu bebé. El sobrecalentamiento puede causar complicaciones, especialmente en el primer trimestre del embarazo.
  •  Los cambios en el embarazo con tus senos también pueden llevar a cambios en tu relación sexual. Muchas mujeres tienen mayor sensibilidad en sus senos y pezones por lo que mejora su vida sexual. No te preocupes porque la estimulación de los senos y los pezones pueda perjudicarte a ti o a tu bebé. Sin embargo, si estás en riesgo de un parto prematuro ten en cuenta que la estimulación del pezón puede conducir a espasmos uterinos.

Consejos para el sostén de maternidad

  • Invierte en unos buenos sostenes. Si siempre has tenido senos pequeños y eres capaz de no usar sostén o simplemente usar crop-tops, el embarazo puede cambiar esto. Los sostenes de maternidad cómodos harán una gran diferencia en tu vida diaria.
  • Busca sostenes con soporte que sean cómodos. Las correas anchas pueden mejorar el soporte, así como un tamaño más grande de copa puede ser útil para soportar el aumento en el ancho de tus senos.
  • Los sostenes con alambre de soporte no son esenciales, de hecho, algunas mujeres no pueden soportar el uso de este tipo de sostenes aun cuando no están embarazadas. Los sostenes de maternidad tienden a no tener alambres ya que pueden causar que los conductos de leche se bloqueen y provocar mastitis.
  • Sostenes hechos de algodón o en combinación con fibras elásticas, permiten el estiramiento mientras que garantizan que la piel respire. Sin embargo, si tienes pechos grandes, algo de refuerzo y estructura en el sostén puede brindar un mejor soporte.
  • Elige sostenes que se sientan cómodos en el broche más ajustado. Esto significará que todavía habrá espacio para ajustarlos una vez que estés lactando y tus pechos aumenten de tamaño.
  • Los senos grandes y pesados pueden causar dolores en espalda y hombros. Un sujetador bien ajustado y con buen soporte, puede hacer una gran diferencia en tu comodidad.
  • Lava a mano los sujetadores de maternidad o por lo menos lávalos en tu lavadora  dentro de una bolsa de lavandería, esto extenderá su vida útil.

Brotes por calor durante el embarazo

No es raro que las mujeres embarazadas desarrollen brotes en la piel bajo sus senos por causa del calor. Esto puede ser intensamente molesto, especialmente si el brote trae consigo picazón y dolor. La causa más común de esto es la fricción entre dos superficies de piel, aumentando el calor y la sudoración.

En los días de calor, los brotes en los senos tienden a ser peores. El sudor agrava la situación y ocasionalmente, una infección bacteriana puede desarrollarse en la piel.

Si sufres de este brote, dúchate al menos dos veces al día, lava el brote con jabón suave no perfumado y sécate al aire.  Algunas palmaditas con una toalla suave te ayudarán. Si el brote tiene algún olor, es doloroso o no mejora con los consejos anteriores, consulta con tu médico. Una infección bacteriana en la piel requiere crema antibiótica o, a veces, antibióticos orales.

Este artículo fue escrito por Jane Barry, enfermera de salud infantil, consultora de crianza.

Te puede interesar