28 semanas de embarazo: Siete meses

En el tercer trimestre aumentan las incomodidades provocadas por el peso extra. El consejo es pensar que todo lo que estás sintiendo forma parte de los preparativos para el

En las 28 semanas de embarazo aumentan las incomodidades provocadas por el peso extra. El consejo es pensar que todo lo que estás sintiendo forma parte de los preparativos para el encuentro con tu bebé.

Algunas embarazadas prefieren recordar los malestares del primer trimestre de embarazo para conformarse, otras echarán de menos la etapa previa. Intenta descansar lo que puedas, alimentarte muy bien y continúa yendo a las clases del curso preparto, para sacar mayor provecho de ellas.

Tu cuerpo en las 28 semanas de embarazo

Tu útero está 6 o 7 cm. por encima de tu ombligo.

Tu mal humor se  debe a las hormonas (estrógeno y progesterona).

Tienes sensaciones desagradables por el estiramiento de tus músculos abdominales.

Las contracciones de Braxton Hicks son ahora una realidad de todos los días, y esto es un signo de que todo marcha como debería. Acuérdate que son solo preparatorias para las contracciones del trabajo de parto.

Por otra parte trata de no permanecer mucho tiempo parada y duerme todo lo que puedas con las piernas sobre una almohada; ya que puede que tus piernas se comiencen a congestionar.

Tu bebé en las 28 semanas de embarazo

Tu pequeño mide aproximadamente 33 cm. y pesa alrededor de 1300 gramos.

Algunos fetos chupan sus pulgares antes del parto.

Durante esta semana, el cerebro de tu hijo estará tomando una apariencia arrugada, debido a su rápido crecimiento.

Las arrugas se llaman circunvoluciones, son normales y aumentan el área de su cerebro.

La mayoría del lanugo desapareció y puede ser que tu bebé ya tenga cabello.

Su corazón late a unos 140 latidos por minuto.

Sus períodos de vigilia son más prolongados respondiendo con movimientos contundentes a estímulos externos.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La varicela en el embarazo

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. Desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. La varicela en el embarazo es común que suceda, pero no tienes de qué preocuparte, desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

La varicela es una infección típica de la infancia, muy contagiosa, y que genera inmunidad de por vida. Se calcula que menos del 10% de las personas llegan a la edad adulta sin haberla padecido. Si no recuerdas haber tenido varicela, se puede realizar un análisis de sangre para determinarlo.

Cómo se contagia la varicela en el embarazo

La varicela puede interferir el progreso normal del embarazo, lo que representa un riesgo de complicaciones para la embarazada y el recién nacido. En las primeras 20 semanas de gestación existe un riesgo del 1 al 2% de que ocurran malformaciones congénitas. En el periparto (cinco días antes y dos después del parto), puede ser responsable de un cuadro de varicela grave en el recién nacido si no se lo trata.

Cuando una mujer embarazada entra en contacto con alguien con varicela, se debe establecer su estado inmunitario frente a esta infección, lo que representa una urgencia médica. Las embarazadas susceptibles, principalmente en la primera mitad del embarazo, y los recién nacidos cuyas madres hayan tenido varicela en el periparto, deben recibir gammaglobulina endovenosa dentro de los primeros días posteriores al contacto para evitar la enfermedad.

Si el contacto del niño recién nacido es con algún conviviente con varicela (por ejemplo un hermano), el estado inmunitario materno predice el riesgo del bebé. Si la madre tuvo varicela, el niño está protegido gracias a los anticuerpos que le transfirió durante el embarazo, y no será necesario tomar ninguna medida preventiva en especial.

La vacuna para la varicela en el embarazo

Desde hace más de 10 años existe una vacuna contra la varicela, elaborada con virus vivos atenuados, que puede evitar muchas de estas complicaciones. Antes del embarazo, es importante que la mujer conozca su riesgo o inmunidad frente a la varicela. Quienes sean susceptibles deben vacunarse por lo menos un mes antes de quedar embarazadas.

La vacunación de las personas cercanas susceptibles es la forma más eficaz de protección. Si la embarazada vive con alguien con posibilidades de contraer varicela, esa persona también deberá vacunarse tan pronto como se dé a luz al bebé, idealmente antes del alta del hospital. Esta vacuna se considera segura aún para las madres que amamantan a sus bebés.

Te puede interesar