35 semanas de embarazo: Calambres

Es recomendable intensificar la calidad de los alimentos que ingieres. Aumentar la cantidad de lácteos y de frutas que contengan este nutriente te ayudará.

Es recomendable que en las 35 semanas de embarazo revises la calidad de los alimentos que ingieres, sobretodo, debes aumentar la cantidad  de lácteos y de frutas, ya que estos te ayudan a minimizar los calambres en el embarazo.

Durante la semana 35 de embarazo puedes experimentar algunas sensaciones intensas en tus piernas y brazos. El desarrollo de los huesos incluye la solidificación progresiva de los mismos, lo que significa mayor utilización de tu calcio y la posibilidad de sentir calambres en las piernas y brazos.

Consejos para las 35 semanas de embarazo

Es importante que planees lo indispensable para ir al centro de atención donde va a ocurrir el parto en caso de que este se produzca con antelación.

Te puede ser útil calcular cómo vas a llegar, quién va a estar a disposición para llevarte, ten a mano desde ya el teléfono del centro de asistencia y por las dudas, comienza a preparar el bolso con lo indispensable para ese momento.

Para que no te tome por sorpresa es fundamental proveerte de todo lo necesario para el día del parto. Esencialmente deberías tener a mano un bolso con las siguientes cosas para tu bebé: ropita para cambiarlo (por ejemplo: batitas, enteritos y gorros de algodón), pañales, toallitas, chupo, colonias de azahar, algodón, alcohol. Indispensable que lleves otro bolso con tus pertenencias tales como ropa íntima, ropa de cama (recomendable una bata grande con botones en el pecho para que puedas amamantar sin quitártelo), apósitos, pantuflas, cremas para el pecho y demás.

Si tienes más hijos o personas a tu cargo, encárgate de ver quién se quedará con ellos mientras tú estás en el centro de salud.

Tu cuerpo en las 35 semanas de embarazo.

Ya habrás tenido que cambiar de sostén hace unas cuantas semanas, y ahora incluso podrías necesitar uno para aportar mayor apoyo en la noche. Aparecen esos dolores de cabeza, Mantente saludable y planea al máximo tus próximos días. Trata de dormir.

Tu bebé en las 35 semanas de embarazo.

Tu bebé mide ahora 45 cm y pesa alrededor de 2,5 kg.

Creció tanto que ahora ocupa casi todo el espacio del útero y se le dificulta más moverse.

Aumentará como cuarto kilo más por semana de acá en más.

El desarrollo de sus huesos incluye la solidificación progresiva de los mismos, lo que significa mayor utilización de tu calcio y la posibilidad de calambres. Consulta a tu médico, quien quizás te dé un suplemento de calcio en pastillas.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Es recomendable que en las 35 semanas de embarazo revises la calidad de los alimentos que ingieres, sobretodo, debes aumentar la cantidad  de lácteos y de frutas, ya que estos te ayudan a minimizar los calambres en el embarazo.

Durante la semana 35 de embarazo puedes experimentar algunas sensaciones intensas en tus piernas y brazos. El desarrollo de los huesos incluye la solidificación progresiva de los mismos, lo que significa mayor utilización de tu calcio y la posibilidad de sentir calambres en las piernas y brazos.

Consejos para las 35 semanas de embarazo

Es importante que planees lo indispensable para ir al centro de atención donde va a ocurrir el parto en caso de que este se produzca con antelación.

Te puede ser útil calcular cómo vas a llegar, quién va a estar a disposición para llevarte, ten a mano desde ya el teléfono del centro de asistencia y por las dudas, comienza a preparar el bolso con lo indispensable para ese momento.

Para que no te tome por sorpresa es fundamental proveerte de todo lo necesario para el día del parto. Esencialmente deberías tener a mano un bolso con las siguientes cosas para tu bebé: ropita para cambiarlo (por ejemplo: batitas, enteritos y gorros de algodón), pañales, toallitas, chupo, colonias de azahar, algodón, alcohol. Indispensable que lleves otro bolso con tus pertenencias tales como ropa íntima, ropa de cama (recomendable una bata grande con botones en el pecho para que puedas amamantar sin quitártelo), apósitos, pantuflas, cremas para el pecho y demás.

Si tienes más hijos o personas a tu cargo, encárgate de ver quién se quedará con ellos mientras tú estás en el centro de salud.

Tu cuerpo en las 35 semanas de embarazo. Ya habrás tenido que cambiar de sostén hace unas cuantas semanas, y ahora incluso podrías necesitar uno para aportar mayor apoyo en la noche. Aparecen esos dolores de cabeza, Mantente saludable y planea al máximo tus próximos días. Trata de dormir.

Te puede interesar

La varicela en el embarazo

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. Desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

Se trata de una infección que durante la gestación puede ocasionar complicaciones graves tanto en la madre como en el recién nacido. La varicela en el embarazo es común que suceda, pero no tienes de qué preocuparte, desde hace unos años existe una vacuna que puede evitarla.

La varicela es una infección típica de la infancia, muy contagiosa, y que genera inmunidad de por vida. Se calcula que menos del 10% de las personas llegan a la edad adulta sin haberla padecido. Si no recuerdas haber tenido varicela, se puede realizar un análisis de sangre para determinarlo.

Cómo se contagia la varicela en el embarazo

La varicela puede interferir el progreso normal del embarazo, lo que representa un riesgo de complicaciones para la embarazada y el recién nacido. En las primeras 20 semanas de gestación existe un riesgo del 1 al 2% de que ocurran malformaciones congénitas. En el periparto (cinco días antes y dos después del parto), puede ser responsable de un cuadro de varicela grave en el recién nacido si no se lo trata.

Cuando una mujer embarazada entra en contacto con alguien con varicela, se debe establecer su estado inmunitario frente a esta infección, lo que representa una urgencia médica. Las embarazadas susceptibles, principalmente en la primera mitad del embarazo, y los recién nacidos cuyas madres hayan tenido varicela en el periparto, deben recibir gammaglobulina endovenosa dentro de los primeros días posteriores al contacto para evitar la enfermedad.

Si el contacto del niño recién nacido es con algún conviviente con varicela (por ejemplo un hermano), el estado inmunitario materno predice el riesgo del bebé. Si la madre tuvo varicela, el niño está protegido gracias a los anticuerpos que le transfirió durante el embarazo, y no será necesario tomar ninguna medida preventiva en especial.

La vacuna para la varicela en el embarazo

Desde hace más de 10 años existe una vacuna contra la varicela, elaborada con virus vivos atenuados, que puede evitar muchas de estas complicaciones. Antes del embarazo, es importante que la mujer conozca su riesgo o inmunidad frente a la varicela. Quienes sean susceptibles deben vacunarse por lo menos un mes antes de quedar embarazadas.

La vacunación de las personas cercanas susceptibles es la forma más eficaz de protección. Si la embarazada vive con alguien con posibilidades de contraer varicela, esa persona también deberá vacunarse tan pronto como se dé a luz al bebé, idealmente antes del alta del hospital. Esta vacuna se considera segura aún para las madres que amamantan a sus bebés.

Te puede interesar