Trabajo de parto

Nueve meses de antojos raros, senos hinchados, pulmones espichados y sin cintura te llevan al inevitable punto final del embarazo, el parto. Hay muchas creencias y mitos que podrían hacerte sentir inquieta, poco preparada y aterrorizada de este gran paso antes de ser madre.

Saber qué ocurre durante el parto, puede ayudarte a aliviar el miedo o la ansiedad. Huggies ha reunido la siguiente información, con sugerencias y consejos para ayudarte a prepararte para lo que probablemente será el evento más trascendental de toda tu vida.

Prepárate para el parto

Tu gran día ya está cerca y lo más probable es que sea como subirte en una montaña rusa, estarás aterrorizada y emocionada al mismo tiempo y para asegurarte de que todo salga bien debes estar bien preparada. Necesitas decidir varias cosas con respecto al parto, incluyendo si quieres tenerlo en casa o en un hospital. Muchos hospitales te dan la opción de ir a una sala de parto o un centro de parto. Los centros de parto generalmente atienden partos "naturales" que no requieren intervención y cuando la madre no quiere una epidural. Algunos hospitales también tienen tinas para nacimientos en agua.

Si quieres tener un parto en casa, tendrás que organizar que un profesional vaya a tu casa. Es posible que tu bebé nazca antes o después de la fecha programada así que es recomendable tener todo listo unas semanas antes de tu fecha. Alista una maleta de hospital con anterioridad, algunos hospitales son un poco estrictos con lo que puedes llevar por lo que sería bueno que compruebes qué está permitido.

Asegúrate de tener un asiento de bebé en auto, listo para el viaje de tu pequeño de vuelta a casa, al igual que pañales y ropa para que tu bebé este caliente y cómodo. Una buena idea es hacer un pequeño simulacro, donde tomas todo lo que necesitas y haces el viaje al hospital. Muchas mujeres no están seguras de cuándo comienza realmente el parto, hay un par de señales de advertencia que señalan que el parto se acerca. Sin embargo, estos signos pueden ser distintos para cada persona. Revisa estas señales e indicadores en la página de señales del parto para que estés al tanto de lo que debes estar pendiente. Ten en cuenta que hay algunos indicadores diferentes para un nacimiento prematuro. Todas estas señales y síntomas están explicadas en: nacimiento prematuro: signos y procedimientos un parto prematuro.

El parto puede durar mucho tiempo  y mientras estés tranquila procura quedarte en casa  el mayor tiempo posible. Si tus contracciones están llegando con intervalos de 5 minutos o menos, si rompes fuente o si estás sangrando, entonces es el momento de ir al hospital. También debes tener a una persona de confianza disponible para que te acompañe y te ayude a lo largo del proceso. Te dejamos las cualidades y responsabilidades que debe tener la persona que te acompañe aquí.

Las etapas del parto

El parto tiene 3 etapas distintas, todas con sus propias cualidades y características. La primera etapa del parto se caracteriza por la dilatación del cérvix provocada por las  contracciones. Tus contracciones pasarán de ser una sensación de cólico leve a un dolor periódico que llega en intervalos regulares. Debido a esto, tu cérvix se volverá más suave y elástica como preparación para la llegada del bebé. Trata de relajarte tanto como sea posible y posiciónate de tal forma que estés cómoda. Adicionalmente, debes ir al baño tan seguido como te sea posible con el fin de asegurar que tu vejiga esté vacía.

La segunda etapa del parto tiene lugar cuando el cérvix está completamente dilatado. Este es el momento de empujar a tu bebé por el canal de parto, esta etapa termina con el nacimiento. Ponerte en una posición vertical puede ser de gran ayuda ya que la gravedad puede ayudarte durante el proceso. ¡No olvides respirar! Si tuviste una epidural y no  sientes mucho, debes escuchar cuidadosamente las instrucciones de tu médico.

¿Sabías que continuas en parto incluso después de que tú bebé haya nacido? Esto se conoce como la tercera etapa del parto. Tus contracciones pueden detenerse un poco, dándote alguna falsa esperanza, pero volverán a empezar para que la placenta sea expulsada, la buena noticia es que éstas no serán tan fuertes como las contracciones de las dos primeras etapas. Algunos hospitales ofrecen ponerte una inyección que empuja la placenta fuera de tu cuerpo, haciendo el proceso más fácil para ti. Después de haber expulsado la placenta, tu médico revisará que todo esté en orden y éste será el fin de tu parto. Huggies tiene información más detallada sobre cada etapa del parto así que busca y obtén información para  poder dejar descansar tu mente.

Te puede interesar

Vitaminas y suplementos durante el embarazo

Cuando Caryn estaba embarazada de cinco meses, su médico le dijo que tenía una deficiencia de yodo y al principio no se preocupó demasiado. Ella había

Cuando Caryn estaba embarazada de cinco meses, su médico le dijo que tenía una deficiencia de yodo y al principio no se preocupó demasiado. Ella había trabajado duro para mantenerse en forma y estar saludable durante su embarazo y estaba tomando algunos suplementos. ¿Cómo podría haber sucedido esto? Las pruebas habían demostrado que ella era una persona con deficiencia moderada de yodo, así como el 50% de las mujeres embarazadas de Australia. ¿Por qué esta deficiencia debe causar  preocupación? ¿Y cómo se puede tratar?

Durante el embarazo, los requerimientos de hormona tiroidea aumentan en un 50% respecto a los niveles habituales. La falta de yodo durante el embarazo puede tener un impacto significativo en el desarrollo cerebral de los bebés, tanto en el útero como después de nacer. Además, los niños pequeños pueden experimentar problemas de desarrollo y aprendizaje cuando existen deficiencias de yodo. Si la deficiencia es severa, el niño puede presentar una condición conocida como trastorno por deficiencia de yodo (IDD). Este trastorno es la causa más común de retraso mental previsible y daño cerebral en el mundo. Sin embargo, una vez que el daño aparece, es irreversible.

El yodo es utilizado por la glándula tiroides para hacer la hormona tiroidea, una de las hormonas que impulsa nuestro metabolismo. Sin el yodo necesario, la madre o el bebé no producen suficiente hormona tiroidea para mantener cubiertas las necesidades del cerebro. Si en el embarazo temprano se desarrolla hipotiroidismo, es decir, insuficiencia tiroidea, existe un alto riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y daño neurológico sobre el feto.

El profesor Eastman, endocrinólogo de la Universidad de Sydney y asesor médico de la Fundación de la Tiroides dice: "Las mujeres embarazadas en Australia están ingiriendo la mitad del yodo diario necesario. Eso me alarma, porque hay un potencial muy grave de efectos adversos y daño cerebral en la próxima generación de niños nacidos en este país. En poblaciones donde la deficiencia de yodo es severa, las puntuaciones del coeficiente intelectual (CI) de los niños se reducen entre 10 y 15 puntos, la audición se ve afectada y hay una tendencia marcada en el aumento del trastorno del déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Es bastante grave que al menos la mitad de los bebés que nacen en este país corren el riesgo de sufrir algún tipo de deterioro intelectual como consecuencia de la deficiencia materna de yodo”.

Dada la preocupante naturaleza de las estadísticas, que indican que el 50% de las mujeres embarazadas en Australia tienen una deficiencia de yodo, las mujeres deben ser muy proactivas y asegurarse de que están ingiriendo suficiente yodo.

Entonces, ¿cómo pueden las mujeres prevenir esta condición? En primer lugar, la dieta por sí sola no es suficiente, tendrías que comer grandes cantidades de alimentos para lograr el cometido. Se necesita una cantidad adicional de entre 100 y 200 ug de yodo al día durante el embarazo. Los estándares alimenticios de Australia y Nueva Zelanda (FSANZ) han instaurado uso obligatorio de sal yodada en la fabricación del pan como medida para ayudar a aumentar los niveles de yodo en los alimentos. No obstante, esta fortificación ha sido insuficiente.

Tú puedes:

  • beber entre 0.5 y 1 litro de leche al día
  • Utilizar sal yodada que es diferente de la sal marina. Debes comprobar que estás comprando sal yodada ya que la sal del mar es una fuente insuficiente de yodo
  • Comer alimentos ricos en yodo como mariscos y algas marinas
  • Lo más útil que puedes hacer es tomar suplementos de yodo como parte de tus multivitamínicos. La mayoría contiene entre 50 y 150 ug de yodo y necesitas entre 100 y  200 ug de yodo al día. Sin embargo, es vital que tengas cuidado con los suplementos  y te asegures de la cantidad de yodo que contienen.

Cuando Caryn revisó sus multivitamínicos descubrió que estaba tomando un suplemento que no tenía yodo, inmediatamente lo cambió por uno que si lo tuviera e hizo algunos pequeños cambios en su dieta con el fin de incorporar más yodo. Para Caryn proteger el desarrollo del cerebro de su bebé era vital y con el poco conocimiento que tenía sobre el tema, encontró las herramientas para hacerlo eficaz.

Te puede interesar