Bebés prematuros: Lo primero que hay que saber

Una primera aproximación para comprender mejor las cuestiones más generales del mundo más pequeño y delicado de todos.

Una primera aproximación para comprender mejor las cuestiones más generales del mundo más pequeño y delicado de los bebés prematuros. Debes saber que necesitan especial cuidado y una más si tu médico lo ha recomendado

Bebés prematuros: ¿Cuándo se considera que un bebé es prematuro?

Todos sabemos que un bebé prematuro es aquel que nace antes de lo esperado, aunque a veces resulta difícil precisar exactamente cuándo sucede eso. En ese caso, nada mejor que manejarnos con las semanas de gestación para ser específicos y para diferenciar un bebé prematuro del que nace en los tiempos esperables.

Bebés prematuros, a término y postérmino

  • Bebé prematuro: nace antes de la semana 37 de gestación.
  • Bebé a término: nace a partir de la semana 37 a la 42 de gestación.
  • Bebé postérmino o posmaduro: nacido después de las 42 semanas de gestación.

Dentro de los bebés prematuros, existe otra clasificación en cuanto a semanas y peso y que a los especialistas les ayuda a comprender cada situación en especial.

Grupos de bebés prematuros. Semanas y peso.

  • Moderadamente prematuro: nacen entre la semana 35 y la 37.  Peso: entre los 2.000 y los 3.000 gramos.
  • Muy prematuro: entre la semana 30 a la 34. Peso: entre los 1.000 y los 2.500 gramos.
  • Prematuros extremos: semana 26 a la 29.  Peso: entre los 750 y los 1.200 gramos.
  • Microprematuros: nacen antes de la semana 26 de gestación.  Peso: menos de 750 gramos.

El crecimiento óptimo de los bebés prematuros

Las posibilidades de sobrevivencia teniendo en cuenta todos los cuidados especiales que requieren estos pequeños, son más favorables, cuanto más tiempo haya estado el bebé dentro del vientre de la madre. Esto se debe a que mayor permanencia, más posibilidades de desarrollo, más maduros están los órganos y funciones y eso evita complicaciones físicas a todos los niveles incluso en el futuro.

Hay que tener en cuenta que el bebé debería alcanzar, en lo ideal, un completo desarrollo y, justamente, el mayor crecimiento del bebé sucede en las últimas 8 semanas de embarazo (de la semana 35 a la 42). Es cuando también ganan peso.

Hoy, gracias a los avances tecnológicos y médicos, y de asistencia al recién nacido, la tasa de supervivencia de bebés prematuros aumentó y se muestra positiva.

Las estadísticas señalan que al menos el 90% de los bebés que nacen en la semana 28 (prematuro extremo) sobrevive y que sólo un 5% se ubica en el grupo más delicado de los microprematuros.

La pregunta de toda mamá de los bebés prematuros : ¿cuándo podré llevarme a casa a mi bebé?

Todos los bebés prematuros necesitan atención médica especial en una unidad de cuidados intensivos neonatal. Allí se quedan hasta que puedan respirar sin ayuda, llegar a un peso adecuado, mantener la temperatura del cuerpo y alimentarse por succión. Esto depende de cada bebé y puede tardar semanas o meses, pero todo sea para que él esté bien y tan hermoso como desde el primer día.

Te puede interesar

La crianza de las ninas

La vieja rima infantil: "con azúcar y especias todo se puede, cintas y rizos, lo que ella quiere", resume bien algunos de los estereotipos asociados con las niñas.

La verdad es que hay muchas diferencias en la educación de las niñas y los niños, vienen programados de manera diferente, tanto física como emocionalmente. Es por esto que a veces se necesitan diferentes estrategias para apoyar su desarrollo social, emocional y físico. Sin embargo, como lo dice la neurocientífica Lise Elliot en su libro “cerebro rosa, cerebro azul”, "las diferencias entre niños y niñas no son tan definidas como muchos padres creen. Sí, hay diferencias innatas, pero debemos ser conscientes de cómo se desarrollan por causa de nuestra crianza".

Durante los primeros años de la crianza de niñas y niños hay muy pocas diferencias obvias entre ellos, además del hecho de que pueden llevar ropa diferente. Debido a esto, es útil para los padres animar a sus niñas a participar en actividades que pueden ser vistas como del sexo opuesto ya que es una excelente forma para hacerlas sentir valoradas e iguales en actividades que han sido históricamente dominadas por hombres. Como dice Elliot: "Las chicas también pueden hacer cosas en estos días".

Las niñas deben ser alentadas a participar en actividades que han sido catalogadas para los hombres como, como patear una pelota o ayudar con las tareas afuera de la casa. Los padres deben trabajar para contrarrestar los estereotipos de género, asegurando que sus hijas no se sientan limitadas sobre lo que pueden lograr. Este estímulo debería comenzar a temprana edad.

Linda, una madre de tres hijos está de acuerdo. En cada oportunidad que se le presenta, anima a sus dos hijas a salir a patear un balón con su hermano: "Para ellas no solo es importante salir a jugar, sino también participar en diferentes actividades. Quiero que mis hijas sepan que pueden lograr todo lo que se propongan.

Las niñas suelen empezar a hablar más pronto que los niños y este es un buen momento para que aprendan a articular sus sentimientos. Esto no tiene que ser complicado, solo se trata de enseñarles a reconocer sentimientos y decir cosas como: "Estoy triste" o "Soy feliz" ya que les ayudará a decir y comprender lo que sienten. De forma similar trata de no ignorar esos sentimientos, reconoce su tristeza y luego proporcionarle una fuente alternativa de distracción: "Sé que estás triste porque no puedes comer un aperitivo, pero es que vamos a cenar muy pronto, ¿qué tal si me ayudas a buscar unas cucharas? ". Normalmente, los padres están más inclinados a apoyar y reconocer los sentimientos y emociones de las niñas que las de los niños, sin embargo, es importante que los valides a ambos por igual.

También está claro que las niñas tienden a disfrutar de juegos creativos y estructurados durante períodos más largos que los niños. Además de animarlas en las actividades habituales como dibujar y colorear, es útil motivarlas a desarrollar sus habilidades motrices (gruesas y finas) con actividades que involucren lanzar y recoger una pelota o hacer mosaicos pegando sobre alguna superficie algunos objetos pequeños.

Para Linda, una caja de vestir y una mesa de artesanía pequeña en la esquina de la sala significa que sus hijas pasarán muchas horas felizmente ocupadas. También anima a tu hijo a unirse a todo y trabajar juntos seleccionando y pegando cosas para crear pequeñas obras de arte para pegar en la nevera. "No quiero que mis hijos piensen que no pueden hacer lo que les gusta, como disfrazarse. Tessa se viste a menudo como bombero y Toby se viste como bailarina de ballet y creo que es genial. Además, es importante incentivar su individualidad y su personalidad"

La antropóloga Meredith F Small afirma: "Nuestros esfuerzos como padres deben dirigirse a los talentos y deseos individuales de nuestros hijos, esforzándonos por dejarlos convertirse en quienes quieren ser y no debemos sobrevalorar la importancia de los modelos en su desarrollo". Como padres, necesitamos reconocer las diferencias innatas entre criar a los niños y las niñas y trabajar para no quedarnos con los típicos roles de género. En su lugar, debemos alentarlos a alcanzar lo que deseen y este apoyo debe comenzar en los primeros años para permitir que las niñas vean más allá de los estereotipos de género.

Este artículo fue escrito por Sarah Pietzak, escritora, blogger y madré de 3 pequeños y ruidosos niños.

 

Te puede interesar